Inicio

El Centro de Desarrollo Cultural de Moravia, LaCasadeTodos es un espacio para los encuentros, las expresiones artísticas y los aprendizajes culturales y comunitarios.
——

El Centro de Desarrollo Cultural de Moravia [CDCM] es una iniciativa de los habitantes del barrio Moravia que se gesta como proyecto de memoria y reconocimiento del territorio, y se cristaliza en una apuesta pública liderada por la Alcaldía de Medellín a través de su Secretaría de Cultura Ciudadana, en alianza con la Caja de Compensación Familiar Comfenalco Antioquia.

Como entidades hermanadas por un convenio de asociación hemos gestionado decididamente este importante equipamiento para el desarrollo cultural de la ciudad desde hace nueve años, con la participación permanente e incondicional de las comunidades de su radio de acción.

A partir de la construcción de un modelo de gestión cultural con enfoque comunitario, hemos orientado una intensa agenda programática, que siempre ha buscado generar un permanente diálogo entre los habitantes de Moravia y de la Comuna 4, con la ciudad, el país y el mundo, basados en la premisa del diálogo de saberes y de una apuesta por el aprendizaje, la creación, la identidad y el intercambio cultural, que conversa con los habitantes y el territorio.

Cultura es Desarrollo, Desarrollo es Cultura, lo señalamos con mayúsculas convencidos de nuestro aporte social a la cultura. En Moravia conjugamos todos los días verbos como innovar, escuchar, dialogar, disfrutar, explorar, emprender, proyectar,
aprender, crear, soñar, apropiar e interactuar. Tal vez esto ha contribuido a que este proyecto que se ha planteado como un proceso en permanente crecimiento y movimiento haya logrado traspasar fronteras jamás imaginadas.

Desde su nacimiento el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia se ha convertido en La Casa de Todos, un espacio para el encuentro ciudadano, en el que hay diversidad cultural, étnica y generacional. Además de ser un referente de gestión cultural para esta ciudad y para el mundo, es igualmente uno de los mejores ejemplos de buenas prácticas en arquitectura y urbanismo, legado del reconocido maestro Rogelio Salmona, quien nos enseñó a través de su sentido integrador del espacio
público, que el ciudadano es el actor activo de su ciudad y quien le da sentido al edificio como entorno de lo público.

Nosotros hemos aprendido, cada uno de los días que ha abierto el Centro Cultural sus puertas, que la ciudadanía cultural es un concepto real, y que esta se hace palpable en los proyectos de vida que hemos transformado. Persistiremos en nuestra apuesta con el convencimiento de que la cultura es potenciadora de la transformación social, y fundamentalmente, constructora de nuevos ciudadanos: activos y propositivos con su ciudad y región, participativos y con conciencia crítica de su entorno, autónomos e innovadores, y garantes a través de su formación cultural, de una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.

Gracias a la Alcaldía de Medellín, a las instituciones y fundaciones que han aportado para que este proyecto sea una realidad; así como a todos los habitantes beneficiarios, al equipo de trabajo, a los docentes, actores culturales y cómplices de todas las procedencias que han convertido este equipamiento en un referente ejemplar para entender la transformación cultural de Medellín en la última década.