Lista de reproducción: Memorias, aires y sentires

Bambuco, pasillo, carrilera, guasca, llanera, popular, corridos, rancheras, parrandera y rasqa. Expresiones musicales campesinas que se interpretan este año en el 9° Festival de Músicas Campesinas: Memorias, aires y sentires, que va desde el 1 al 8 de abril de 2018.

Rafael Bran

En el escenario, Rafael Bran, nuestro homenajeado en el 9° Festival de Músicas Campesinas, acordeonista y cantante, quien estará acompañado de Los Rumbaneros de Ricardo González. Conozca quién es es Rafael Bran haciendo clic aquí.

Edson Velandia

Músico colombiano de Piedecuesta, Santander. Ha editado 14 discos de estudio con sus diferentes proyectos musicales desde 2004. Es director de los ensambles Velandia y la tigra, La Velandia bin ban, Velandia y su Orfestra y La compañía de ópera rasqa. Ha compuesto y producido la música de diversos largometrajes colombianos entre los que se incluyen: La sociedad del semáforo (2010), Tierra en la lengua (2013) del director Rubén Mendoza y la película de Iván Gaona, Pariente (2016), representante por Colombia a los premios Oscar 2018. Entre sus creaciones también se incluyen trabajos de música infantil y varias publicaciones reunidas en su propio sello llamado Cinechichera. Reconocido por ser integrante de la banda Velandia y La Tigra. Durante el Festival nos acompañará con su presentación El Karateka, música rasqa que compone y evoca lo campesino y lo urbano, y la vida contemporánea colombiana.

Pacho el parrandero

Francisco Ríos conocido como Pacho el parrandero,  es un músico empírico del barrio Moravia. Fundador del grupo en el año 2007, conformado por 5 músicos del sector: Francisco Rios, José Duque Arroyave, Alvaro García, Custodio Amaya y Mario Cardona. A partir de su formación autodidacta y su gusto por las músicas populares y campesinas, decidieron interpretar covers reconocidos de música popular y parrandera, incluyendo además sus propias composiciones basadas en las historias y anécdotas. Juntos han participado en diferentes eventos, especialmente en el entorno local y algunos a modo regional como: Juntas de acción Comunal de Moravia y en diferentes barrios del sector de Aranjuez, fiestas de cumpleaños, asilos de Medellín, tablados priorizados por el Presupuesto Participativo, Casas de la Cultura y fiestas populares en  municipios de Antioquia.

Kaleidoscopio danza

Se constituye en 2009 como una compañía infantil-juvenil con el interés de desarrollar procesos formativos y  creativos, ofreciendo una opción de sano esparcimiento, fraternidad y desarrollo de competencias que faciliten una mirada profesional en técnicas de la danza como el folklor colombiano, la danza contemporánea y los ritmos urbanos. Actualmente, su elenco infantil está conformado por menores entre los 7 y 12 años de edad y el elenco de mayores lo conforman jóvenes entre los 17 y 22 años de edad. Con su puesta escénica Entre rieles y carrieles el grupo Kaleidoscopio Danza nos recordará el arribo del tren, de la plaza y las ferias como espacios de encuentro. Con las historias tejidas de nuestras tradiciones que reflejan la alegría, el juego y el galanteo del carácter festivo de la cultura “paisa” colombiana.

 

Los auténticos del ritmo

Desde el corazón del Parque Berrío esta agrupación de música guasca y carrilera está compuesta por: Gustavo Molina, Darío García, Jesús Madrigal y Gustavo Cano. Desde hace seis años pertenecen al conjunto de grupos y artistas de música campesina del Parque Berrío de la ciudad de Medellín, acompañando con sus canciones la cotidiana de este lugar de encuentro de la ciudad.

 

D’Karo

Grupo conformado por cuatro mujeres que recorren la geografía colombiana con sus voces e instrumentos. Actualmente son reconocidas entre los artistas de nuestro país por su participación en eventos, ferias nacionales, departamentales y festivales donde han compartido escenarios con cantantes como el Charrito Negro y Darío Gómez. En el año 2016 lanzaron al mercado su reciente producción musical llamada Un amor prohibido, grabada en el estudio de Disco Pueblo.

Del llano a la loma

La agrupación “Del llano a la loma” está conformada por cuatro artistas profesionales y licenciados en estética de diferentes universidades con una trayectoria de 29 años. Su objetivo musical es la exploración de los ritmos llaneros colombovenezolanos, interpretando en sus presentaciones instrumentos como el arpa, el cuatro, la bandola, las maracas y el bajo eléctrico. Durante el Festival la agrupación cuenta con la participación especial del arpero Daniel Rojas, nacido en Pamplona, Santander, con una trayectoria artística de más de 20 años en la ciudad New York. En la actualidad adelanta su Licenciatura en Arpa en la Universidad Pedagógica de Bogotá y lidera el proyecto Arpa Café.

Grupo occidente


Conformado en 1975 por Germán Muñoz, Rigoberto Muñoz, Miguel Ángel Noa y Agustín Bedoya, grabaron su primer cassette en Discos Victoria logrando un lugar exclusivo por sus grandes ventas y abriendo las puertas de Discos Fuentes y otras casas disqueras de gran importancia en el país.  Desde el año 2006 el grupo Occidente está conformado por Rigoberto Muñoz, Saulo Olarte, Rodrigo Gonzáles y Eliécer Giraldo. Han participado en diversos de eventos culturales a nivel regional y local en los que se destacan las fiestas del día del campesino en Bello, Potrerito, Heliconia, Frontino, Concordia y otros pueblos de Antioquia, Festival de Músicas Campesinas del CDCM, Fiestas del baile bravo en Bello, entre otros. Desde su fundación y hasta la actualidad la agrupación cuenta con 10 grabaciones en Cd con algunos artistas invitados.

 

José Ángel Bedoya en compañía de Los Rumbaneros de Ricardo González

José Ángel Bedoya es un reconocido compositor y  guitarrista creador de un estilo y un sabor propio para la música parrandera. Conocido como el Cantor de los Diciembres, José A. Bedoya y su conjunto  logró llegar a la cima con muchos éxitos decembrinos de su autoría. Durante el Festival compartirá escenario junto a Los Rumbaneros de Ricardo González, una agrupación con más de cuarenta años de vida artística, reconocidos por grabar junto a los artistas más conocidos de la música tropical y parrandera.

El Compa Langus

Interpretado por el gran músico Ricardo González el Compa Langus nació en los estudios de Discos Victoria, que en cabeza de don Otoniel Cardona, buscaba un cantante campesino que se caracterizara por sus letras con expresiones propias de algunas zonas campesinas y poco comunes. Al día siguiente de la petición de don Oto, Ricardo Gonzáles llegó al estudio a darle vida a este personaje que desde aquel momento inició a la par de su intérprete una activa vida musical en escenarios de Chile, Ecuador, Perú y Estados Unidos. Haciéndose famoso a nivel nacional con sus grabaciones Pobre de mí, Me vine del jilo y La mujer mía del otro, entre otras. Ricardo González: Cuenta con más de cuarenta años de trayectoria han acompañado la grabación de reconocidos artistas de música tropical y parrandera. Cabe destacar que Ricardo González ha dirigido durante su carrera varias salas de grabación como autor, arreglista y compositor.

También nos acompañarán con sus interpretaciones musicales y líricas:

La chamaca de oro y el Trío Cristal

Con más de 38 años de experiencia como cantante y acompañante musical tiene La Chamaca de Oro, ha demostrado su talento en escenarios nacionales e internacionales con agrupaciones como Los Ocho de Colombia, el Dueto Revelación, Mariachi Guadalajara y muchos otros. Entre su amplio repertorio cuenta con música parrandera, guasca, carrilera, popular, tangos y otros géneros como boleros y guabinas.  Actualmente, sus presentaciones las realiza con el Trío Cristal y los Alegres de la Parranda.

Las tequileras

Grupo conformado en el año 2001 en el barrio Santa Cruz por María Inés Serna ex-integrante de Las Nostálgicas de Colombia, y María Dora Holguín quien perteneció a los grupos: Las Clavellinas de Colombia, Las Nocturnas y las Trigueñias, como primera voz. Acompañadas de cuatro músicos a cargo de la guitarra, el piano, el acordeón y el bajo, interpretarán lo mejor de la música carrilera, guasca, popular, corridos y rancheras. Han participado de diferentes eventos y festivales en la ciudad como el Festival Parrandero de Andalucía en el año 2010; La corporación Nuestra Gente, La Alcaldía de Medellín y en diferentes estaderos y bares de la ciudad.

Los almirantes del recuerdo

Trío musical conformado en el año 1980 por Rodrigo González junto a Carlos Taborda y Didier Toro en el municipio de Bello Antioquia. Entre 1984 y 1986 participaron de múltiples serenatas en su municipio con música parrandera tradicional. Se caracterizan por su calidad y variedad musical, pues interpretan géneros como guasca, carrilera, pasillos, bambucos, música Parrandera, entre otros.

 

“Yo se la canto”: Rafael Bran

¡Qué quieren saber cuénteme!, ¿qué más quiere saber? Desde que esté en mis manos se la cuento toda.

Nací en 1933. Entré a estudiar en la Escuela de ciegos el 7 de febrero de 1941. Iba a cumplir 8 años cuando comencé mis clases académicas, matemáticas, español. Luego salí a trabajar en 1952. Pero en ese entonces los ciegos producíamos desconfianza en el trabajo. Suponían que como invidentes no éramos capaces de defendernos como el que ve.

Por María Juliana Yepes Burgos.

 

Me fui a buscar trabajo en las iglesias. Una vez el padre anunció que no había misa adelantada porque no había coro. Y yo me enteré de eso y salí volado, no me choqué con nada. Y llegué agitado a la iglesia (en Gómez Plata). Y me saluda el padre:

― ¡Quiubo ciego qué te pasó

― ¿Padre que mañana no hay misa cantada?

―  No.

―  ¿Por qué?

―  Porque no hay nadie que la cante.

―  ¡Padre! ¡Yo se la canto!

― Nooo…vos no sos capaz.

― Padre, yo se la canto, déjeme.

― No, vos no sos capaz.

―  Vea yo le canto la misa, si le gusta mi trabajo, me paga. Si no le gusta, no me da nada.

Y al otro día a las 5 de la mañana me levanté y fui a cantar la misa. Cuando acabé de cantar la misa, bajé a tomarme un café donde una señora que era la madrina mía, y me dijo:

―Cieguito, que si quiere acompañar al padre a un entierro, ―y yo le dije ―sí―.

Y entonces me fui con el padre a sacar el cadáver de la casa para irle cantando. Es que en ese entonces uno cantaba en la calle y luego en la iglesia tocaba el instrumento y volvía a cantar. Después del entierro, el padre se acerca y me cuenta:

―Oíste hombre hay un trisagio a las tres de la tarde, ¿me podés acompañar?.

Y allá estuve temprano y canté el trisagio.

Luego me dijo:

―A las 6 hay una hora santa.

Mejor dicho canté cuatro ceremonias: misa, entierro, trisagio y hora santa. Cuando acabé el padre me dijo:

―Hombre, yo no pensé que fueras capaz de cantar y tocar esta cuestión.

― Padre yo le dije que era capaz.

Y las cuatro cosas me las pagó correctamente.  De ahí en adelante cuando el cantante habitual de la misa se iba para Medellín el padre le daba el permiso siempre y cuando fuera Rafael Bran quien lo reemplazara.

Mi papá fue músico en la banda del pueblo. A mi me gustaba mucho el piano. Porque quien toca el piano toca todo instrumento de teclado. En la Escuela me dieron a elegir: ¿Piano o guitarra? Yo quería las dos pero no me dejaron. Entonces en 1945 me pegué al piano. Luego en el 1948,  ya avanzado en el piano, cogí el acordeón. Después el melodio, el armonio, pedales y teclados… ese que había que echarle pedal…aire a los fuelles. Nunca he tenido piano, solo lo practicaba en las Escuela de ciegos. Pero acordeón sí tenía, y me quedé con ese.

En 1955 me pusieron un telegrama de la Escuela de ciegos que decía: “Favor presentarse en la Escuela de ciegos, lo más pronto posible para recibir un cargo”. Entonces yo sin saber, y con el dinero de lo que el padre me pagaba, arranqué para Medellín. Y llegué a la Escuela de Ciegos, donde me anunciaron que iba a reemplazar a don Jesús Valencia Lemos, que también fue maestro mío, porque tenía que irse para Cartago a dirigir una orquesta. Allá me preguntaron de nuevo: ― ¿Usted si es capaz de reemplazarlo? ― Sí, yo me siento capaz―,  respondí.

Y empecé el 2 de mayo del 1955, dando clases de matemáticas español y música. Reunía a la masa coral para ensayar cantos para la iglesia y otros conciertos, hasta 1961 que llegaron unas monjas españolas y echaron al perro y el gato, y ahí salí yo también.

Después de la escuela trabajé en algunas iglesias. Luego, el 7 de abril 1962 me llamaron a una grabación. Y me dijeron: “¡Ve este sirve!”. Y así fue que grabé para muchos artistas hasta el año 2014 como acordeonista.

En ese tiempo yo grababa y trabajaba en muchas partes. En sitios como Añoranzas,  Las Tres Margaritas, La Tierra Antioqueña, Caballo Blanco, la mayoría por las noches. Les gustaba el trabajo mío, y cuando cantaba también.

Trabajé con muchos artistas Las Estrellitas, Las Trigueñitas, Las Bellanitas, Las Hermanas Calle, Las Caleñitas, Los Relicarios, Revelación, El Charrito Negro, Luis Alberto Posada. Si me tocaba tocar tango, tocaba tango, ¿carrilera? ¡Carrilera! A mi me gusta tocar toda la música. La única música que yo  he logrado que me entre es el reggaeton. A mi me entra un bambuco, un pasillo, un bolero, un tango, una samba, una milonga, pero el reggaeton nunca.

Uno se enseñaba a trasnochar porque así uno se ganaba su platica. Al mismo tiempo que tocaba manejaba también una cooperativa. Salía del trasnocho para la cooperativa y me pasaba el día con coca-cola y tinto. Era la Cooperativa Nacional de Trabajadores Ciegos que trabajaban en empresas, en lotería, arreglaban muebles. Fue fundada en 1946 y terminó en el 2001.

Trabajé con Darío Gómez 10 años. ¡Con ese sí que trabajé con ganas! Íbamos a todas partes, parecía yo como un judío errante, como dicen las señoras. Que hay que ir a Cali. Que hay que ir a Bogotá. Que hay que ir a Cartago. Cuando un día me dijo : ― ¡Hay que hacer un viaje para Estados Unidos!―.  Y yo ya había sacado un pasaporte porque me iba a ir a acompañar a Las Trigueñitas a ese mismo país. Pero al final terminé yendo primero que ellas. Trabajamos en Nueva York, hicimos tres presentaciones y otra vez para Colombia. Y ya luego nos llamaron para Boston, Miami, en fin así. Luego fuimos a España, Valencia y Barcelona. Francia. Suiza, Bélgica, Holanda, Alemania.  No conocí Italia.

Colombia sí lo conocí casi todo. Nos llamaban mucho de Cali cuando estábamos con Darío. Teníamos mucha clientela allá. Cada presentación se pagaba muy bien y por separado.

¿Qué si me gusta más el aguardiente o el ron? ¡El aguardiente! Pero ya no lo puedo tomar, ¿sabe por qué?, porque me quedo ciego…jajaja. También me gustaba el brandy. Pero lo que no tomo nunca es whiskey porque daña la voz.

Esta casa  la compré hace 25 años, en mayo de 1993.  El barrio (Aranjuez) es muy tranquilo y los vecinos son muy especiales, muy queridos con nosotros. Fui casado dos veces. La primera vez fue el 30 de noviembre de 1960, jueves a las 7:00 a.m. en San Cayetano. En el 80 conocí a la que es hoy mi segunda esposa.

Hay gente que es nerviosa, pero en la Escuela de ciegos aprendí que había que ser cancheros. En 1974 cuando empecé a tocar música carrilera me daba un poco de pena. Pero luego dejé la bobada. Es que la música es la que me está dando la comida ¡Qué carajo! Y levantaba siempre la cabeza.

He estado yo muy triste, porque en 2014 me estaban buscando para unas grabaciones, preguntaban por mí y decían que yo me había muerto, que mejor ellos se las hacían. Y desde eso no me llaman a trabajar…quién sabe por qué hicieron eso. Y eso me ha afectado porque yo quiero trabajar.

 

Sobre el Festival de Músicas Campesinas

Muy bueno que en Moravia tengan ese festival anual porque la gente que actúa y canta la música campesina puede presentarse. También estimula el trabajo de los músicos populares y la mantiene vigente.

A mi me ha favorecido mucho este Festival de Moravia porque siempre me invitan a tocar, especialmente las damas.

En los 10 años del Centro Cultural me toca el homenaje a mi. ¡Vea pues! El homenaje que más me gustó fue del El caballero Gaucho. ¡Yo espero conversar, tocarles y cantarles por allá a todos con mucho gusto!

 

Músicos recomendados por Rafael Bran

 

  • Ima Sumac (Un gusto compartido con  la entrevistadora).

 

 

Sonido sólido, baterías y distorsión: Metal Warriors 2

El pasado viernes 9 de marzo se celebró la segunda edición de esta fiesta del metal en el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia en la comuna 4 de Medellín gracias a la gestión y organización de CorpoRocka. El aporte voluntario se destinó a la recolección de útiles escolares para los niños de la comuna 4, Aranjuez. El sonido sólido del doble pedal, las guitarras distorsionadas y las líricas punzantes de las bandas del Metal Warriors II nos hizo vibrar en un evento autogestionado que abre espacios de encuentro entre diferentes generaciones del género: metaleros “vieja guardia” y público joven.  

Desde las 6:00 de la tarde se empezaron a mover las cabezas de los asistentes y a elevar las manos siguiendo el ritmo que marcaban los ‘bateros’. Estas fueron las bandas que se escucharon en el toque que combinó bandas con trayectoria y experiencia y nuevas propuestas:

Por Tatiana Gaviria – Reportera invitada

ViperForce

En 2014 Alejandro Restrepo (guitarrista líder) y Juan D. Lopera (guitarra y voz) comenzaron un proyecto de Black/Thrash Metal, dos años después con la llegada el nuevo baterista Adrian Mendez empezaron a forjar su sonido y más tarde llegaría el bajista David Quiroz. El 11 de Marzo de 2018 con su distorsión y destacado sonido de bajo ViperForce se subiría al escenario como la primera banda de la segunda edición de Metal Warriors con sus temas del Venomovs Metal  (demo grabado y producido independientemente) como SkullCrusher y Midnight Slaughter. Esta banda, evoca las oscuras melodías de los años dorados del Metal: los 80’s; con influencias como Bathory y bandas de la N.W.O.B.H.M. (New Wave of British Heavy Metal). Entre sus planes para este año está sacar el Larga Duración The March of the Troops of  Hades. Metal hecho “con las uñas” y el mejor comienzo a este concierto

 

Steel Hammer

Terminada la primera propuesta recibió el escenario una banda que combina técnica y pasión, verdaderos como el acero del Heavy Metal tradicional: la voz rasgada de Esteban Restrepo mientras ejecuta el bajo, las guitarras de Leonardo Zapata y Juan F. Figueroa, más la enérgica batería de Sebastián Herrera conforman Steel Hammer, quienes están creciendo desde 2011. Su presentación fue impecable, interpretando su álbum Steel Hammer, próximo a ser clásico, con su tema en español Mallevs Maleficarvm y finalizando con la sorpresa de un cover de la canción Cum On Feel The Noize (Quiet Riot) que los asistentes cantaron en su totalidad. El guitarrista Leonardo Zapata nos habla de cómo las letras de la banda abordan temas sociales, sentimentales, entre otros pero no se encasillan en una sola temática; y es que hacer una banda de este subgénero que no suene igual a sus contemporáneas, no es fácil, pero Steel Hammer lo logra positivamente. Es una banda que nos recuerda que el Heavy Metal no ha muerto, ni lo hará pronto, pues están próximos a reeditar su álbum y grabar nuevo material.

Cráneo

Cráneo y la Oscura Supremacía de la escena metalera de Medellín, es una nueva banda insignia. Las nuevas generaciones nos demuestran que muchos sonidos pueden variar, ser auténticos y superar en muchos aspectos los niveles del Death Metal del “Metal Medallo” que escasea por estos días. Sus temáticas son la anti-política y la anti-religión, principalmente; también la muerte. Daniel Velásquez (Guitarrista y vocalista) junto a Juan Esteban Gómez (Baterista) y Kevin Echavarría (Guitarrista) nos cuenta su visión y sus planes ante la banda: Seguir luchando y darse a conocer en el Oriente Antioqueño, hasta donde sea posible y grabar el nuevo material que se llamará Mysterious Humanity

Massive Murder

La música no es “limpia”, es aplastante en el buen sentido; sus letras directas y contundentes ritmos de batería los destacan. Ellos son Massive Murder, formados en 2013, con Alejandro Orrego en voz y guitarra, Johan Parra en el bajo y Santiago Gil en la batería. Cierran la noche con temas de su primer demo A First Vision of Dark Past. La banda ha atravesado dificultades tras la salida de 7 miembros, pero ha sabido sacar adelante esta propuesta de Thrash Metal con influencias de Black y Speed. Sus letras son descritas por ellos mismos como “existenciales, con un ambiente de locura”.

Este concierto nos demuestra, por segunda vez, que el Metal está vivo y tanto sus músicos como el público siguen trabajando para promover la escena local musical y el compromiso social, característico de las bandas de este y otros géneros del rock en la ciudad.

El público metalero de Medellín, una ciudad con una tradición larga y reconocida mundialmente, el ‘Metal Medallo’, asiste a los conciertos y pide más espacios para desarrollar la escena. Metal Warriors es un buen inicio para continuar esta tradición y renovarla. 

 

¿Cómo ME SUMO? Participación: avances y retrocesos

Nuestra iniciativa de conversatorios, Conversación en 4 bocas, trae el ciclo ¿Cómo ME SUMO? en torno a las #ComunidadesActivas, los procesos de activismo y movilización ciudadana, que invitan a conocer y reflexionar sobre otras formas de participar y construir desde lo colectivo.

La participación en Colombia ha tenido momentos de auge y de caída. Antes de la aprobación de la Constitución Política de 1991, el régimen político era formalmente elitista y dirigido por unas minorías selectas. La interacción entre gobernantes y gobernados se daba a través de la movilización social, las redes clientelares y las protestas, donde el Estado respondía con formas represivas. Tanto el autoritarismo, como el clientelismo deslegitimaron el sistema político colombiano, por lo tanto, en las reformas del Estado de los años noventa y en la nueva Carta Política se le dio protagonismo al ejercicio de la participación, tanto para organizar el Estado, como para concebirla como fin esencial y razón de ser de su existencia.

No obstante, el derecho a la participación tiene un significado equívoco y problemático, puesto que se deriva de una construcción histórica, que está permeada por múltiples factores y diferentes niveles de interpretación, concepciones e intereses. En otras palabras, depende de la correlación de fuerzas que se da en el campo de lo político. Por otro lado, muchas comunidades y grupos organizados coinciden en que a la participación se le ponen condicionamientos, que terminan por desincentivarla.

La construcción del derecho fundamental a la participación resulta de la confrontación y de las alianzas entre los diferentes actores que confluyen en el escenario de lo político. En él se ha dado una irrupción de nuevos sujetos, nuevas voces (mujeres, jóvenes, ambientalistas, activistas, LGBTI, comunidades negras, indígenas, campesinas) nuevas militancias (sociales, territoriales, socioambientales y culturales) y nuevos internacionalismos (cosmopolitismo, “redes desde abajo”, Foros Sociales, discursos antineoliberales) que emergen, para darle forma a nuevas formas y expresiones de la ciudadanía.

En los márgenes, en las pequeñas historias locales, se gestan movimientos con relatos, otros, que ponen la vida en el centro, así como la reivindicación de la gente común y  la multiplicidad de saberes y sabores populares. Es en esos procesos donde se cualifica la participación, porque se decide más allá de un “sí” o de un “no”.

Las estrechas fórmulas institucionales, aún con algunos resultados favorables, es necesario ponerlas en cuestión, para reconocer que la participación puede ser más vital, profunda y creativa.

Catherine Vieira.

Politóloga y Docente de cátedra de la UdeA.

Invitados

Ana María García

Coordinadora del Referendo por el Agro en Antioquia.

Yamid González

Integrante del Periódico Calle 30, del Comité de Concertación Social de Pueblorrico y del Cinturón Occidental Ambiental.

Modera

Catherine Vieira

Politóloga y Docente de cátedra de la UdeA.

Profesional en el proyecto Cultura al Centro que ejecuta la Universidad de Antioquia, para la Secretaría de Cultura Ciudadana.

Es Politóloga, con experiencia en la investigación, síntesis, análisis y gestión de asuntos sociopolíticos, socioambientales y socioculturales a nivel territorial, identificación de riesgos y análisis de coyuntura; apoya procesos de construcción de ciudadanía, participación y movilización social. También es docente en pregrado, diplomados y semilleros de educación no formal y en procesos de formación e investigación para la participación sociopolítica, socioambiental y sociocultural, con organizaciones y líderes sociocomunitarios.

  • Candidata a Magíster en Humanidades. Universidad EAFIT, Medellín.
  • Especialista en Políticas Públicas para la Igualdad. Consejo Latinoamericano de Ciencias
    Sociales –CLACSO- y la Facultad Latinoamericana en Ciencias Sociales –FLACSO-, Sede
    Brasil.
  • Especialista en Planificación y Gestión del Periodismo. Universidad de Buenos Aires-
    Argentina.
  • Postgrado Internacional en Gestión y Política en Cultura y Comunicación.

 

Gestón del pensamiento

 

En el 2018 seguimos aprendiendo juntos

El conocimiento en colectivo nos permite diversificar las ideas, las creaciones, las formas de comunicarnos y relacionarnos.

Este año te invitamos a seguir aprendiendo juntos en La Casa de Todos. A continuación compartimos la oferta de cursos de formación artística y cultural de este primer semestre del 2018.




Nodo Verde: un encuentro entre especies

Taller de Cubiertas Vivas con los Guardianes del Morro y el Colectivo Verde

Este sábado 21 de octubre a las 2:00 p.m. tendremos el lanzamiento del Nodo Verde, un nuevo espacio del Centro de Desarrollo Cultural de Moravia que propone el encuentro comunitario, la creación de acciones colectivas para el cuidado de nuestro entorno. Cubiertas vivas, siembras colectivas, consumo colaborativo y biodiversidad urbana son algunas de las temáticas ambientales que se trabajarán en este Nodo Verde.

Nodo Verde surge como parte de una convocatoria de Gestores de Innovación que Ruta N lanza el año pasado en la que el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia es seleccionado entre las 30 propuestas ganadoras y recibe un recurso de apoyo de 15 millones de pesos. Como parte de este resultado participamos en una serie de talleres con profesionales que apoyaron la materialización de esta idea y obtuvimos una asesoría especializada para formular un presupuesto y ejecutar el proyecto a partir de 2017.

Taller de Cubiertas Vivas con el Colectivo Verde (Arquitectura)

Este laboratorio ecológico reconoce en primera instancia una problemática en el uso y recolección de residuos sólidos en la comuna 4 que en la actualidad se ven acumulados en las aceras, los jardines y las quebradas de la comuna. No obstante, también identifica una potencialidad en el territorio en los grupos ambientales que están desarrollando acciones de siembra y cuidado del entorno.

Es así como Nodo Verde nace con el objetivo de formar una conciencia activa y comunitaria para la protección de los recursos naturales y la promoción de acciones ambientales conjuntas y directas. Este container cuenta con un techo verde para aislar el calor, un sistema de recolección de aguas lluvias y uso para el lavado de implementos creativos y una estrategia metodológica basado en la experiencia.

Los invitamos a conocer este nuevo lugar que se suma a la estrategia ambiental Palo de lluvia del Centro de Desarrollo Cultural de Moravia y concebimos como una experiencia ecológica y sensorial para el cambio social.

Grupo de Jornada Escolar Complementaria de Graffiti de la I. E. Miranda y Audiovisuales de I.E. Javiera Londoño

 

 

Trabajo en Red y gestión del conocimiento colectivo

No sabemos cuál es la distancia más cercana entre una abeja y Jorge Luis Borges, no obstante podríamos determinar que esa variable tiene una alta probabilidad de representarse en forma de hexágono. A Borges le leímos decir que el universo, al que otros llaman la Biblioteca, se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales. Y en esa biblioteca, que es la vida misma, todo se registra bajo esta figura geométrica.

Las abejas, que en cuestiones de almacenamiento son expertas, construyen sus panales en estructuras hexagonales para almacenar la miel de una manera funcional y eficiente. A diferencia de los círculos que dejan espacios entre ellos cuando se les une, los hexágonos tienen la habilidad de conectarse sin el problema de dejar vacíos entre las juntas, formando un tejido compuesto por celdas que son aprovechadas en todas sus dimensiones como un resguardo para las larvas, y al mismo tiempo, como un centro para la producción de la preciada miel.

Las iniciativas culturales comparten con las melíferas la premisa de valorar el contenido que producen en comunidad. En el caso de las abejas el contenido del panal está relacionado con su alimento, preservación y comunicación, y con la fecundación de otras especies. Para los humanos el contenido es el conocimiento que producen las personas y comunidades, una manera de entenderse y representarse a sí mismos y a los demás (otros humanos, otras especies), hacerse preguntas, construir identidades y buscar posibilidades en el territorio que habitan. Las creaciones artísticas, los procesos de formación, los proyectos comunitarios y las acciones comunicativas, son un material tan valioso que los espacios culturales y comunitarios toman el rol de guardianes y bodegas, recolectores y distribuidores, estrategas y comunicadores del conocimiento.

No obstante, el trabajo en red estimulado por una herramienta como Internet y su incidencia en las dinámicas geopolíticas y económicas actuales ha creado un aumento exponencial en la producción de contenido, proyectos y actividades, a un nivel industrial, dejando como evidencia una dificultad, y al mismo tiempo un reto, y es mejorar la capacidad de sistematizar y retroalimentar los procesos. El uso de la inteligencia colectiva se relaciona con el tiempo que le demos en nuestra cotidianidad al intercambio de saberes. Sin embargo, las últimas décadas nos han demostrado que la tendencia global prioriza la aceleración antes que la reflexión, reduciendo nuestra capacidad para procesar lo que estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo, incrementando la brecha de desigualdad e insostenibilidad de los procesos. El aumento en la cantidad de información no refleja necesariamente un mayor conocimiento.

 

 

La sostenibilidad en los procesos culturales, no se limita al asunto económico. También se relaciona con el desarrollo de capacidades para satisfacer las propuestas de las comunidades de acuerdo a las lecturas que hacen de sus territorios, manteniendo el equilibrio entre los recursos humanos, ambientales y financieros. Es este balance impulsado por la comunidad el que permite que las experiencias que vivimos en los espacios de dinamización cultural se transformen en aprendizajes que pasen por el cuerpo, a través de los sentidos, las conversaciones y las preguntas en colectivo.

Además de la gestión de recursos para hacer realidad las iniciativas culturales, la gestión del conocimiento es un componente esencial porque reconoce en los saberes locales las herramientas para la resiliencia y la construcción de tejido social.

Hablar de creación colaborativa o dinámicas en red no es suficiente cuando las formas de relacionarnos aún corresponden a una topología de redes centralizada de manera total o parcial. Y aunque hoy, gracias al trabajo de gestión y comunicación intercomunitario podemos identificar una tendencia a la descentralización, es importante que esta dinámica de relacionamiento sea también distribuida de manera que:

  • Mejore la transferencia y apropiación del conocimiento
    Preserve la memoria de los proyectos individuales y compartidos
    Evite reprocesos o cambios abruptos en procesos o actividades ya realizadas
    Facilite el intercambio de información e iniciativas
    Promueva acciones de financiamiento y creación colaborativa
    Desarrolle una metodología de trabajo en red autorregulada
    Promueva la circulación libre de las creaciones, facilite la publicación de contenidos e impulse la creación de obras derivadas

La gestión colectiva y comunitaria enfrenta hoy diversos retos relacionados con los procesos de formación, comunicación y sostenibilidad entre colectivos exigiendo una metodología de trabajo en red con mayor acceso, colaboración y retroalimentación. El Encuentro Iberoamericano de Centros Culturales es un espacio para el intercambio y reconocimiento de los aprendizajes comunitarios en temas de organización, gestión de conocimiento, desarrollo de pedagogías, metodologías y contenidos pertinentes con las realidades de nuestras territorios, e invita de manera especial a una reflexión sobre qué significa la sostenibilidad y el trabajo en red en un centro o proyecto cultural en relación a partir de tres temáticas:

Comunidades Activas
Lo popular y lo contemporáneo
Economías Colaborativas